LA FAMILIA EN EL CENTRO DEL PROYECTO
El Colegio Corazón de María, considera a los padres como los primeros y fundamentales educadores y en ese sentido su Proyecto Educativo sitúa a las familias en el centro para trabajar codo con codo, compartiendo la tarea de ofrecer a sus hijos una educación de calidad que atiende a todas las dimensiones del ser humano.

Para acompañarles en esta delicada y apasionante misión, el Colegio favorece un trato personal, de confianza y cercanía y mantiene con ellos un diálogo permanente, entendiendo que centro y familia deben ir de la mano y defender un mismo Proyecto Educativo.

El centro ofrece además un horario amplio y curso de verano en el mes de julio, lo que permite la conciliación de la vida laboral y familiar.

También se promueve la participación de los padres en distintas actividades y se les ayuda en su formación a través de la Escuela de Padres.

EDUCANDO EN POSITIVO, DESDE EL RESPETO Y EL AFECTO
En Corazón de María la tarea educativa se afronta con ilusión y alegría, transmitiendo a los niños una mirada positiva del mundo, del aprendizaje y de sí mismos.

El Proyecto procura un clima de confianza y afecto como el mejor aval para el respeto a la autoridad del profesor, validando sus estrategias educativas al convertirlo en el acompañante de un proceso de aprendizaje que acabará liderando el propio alumno.

Desde ese acompañamiento y esa confianza, el niño crece en autoestima, asume la responsabilidad de su formación y aprende mejor.

El ambiente de confianza y cercanía favorece también las relaciones con las familias y en general, las de toda la comunidad educativa.

COMUNIDAD DE APRENDIZAJE
Desde su fundación, la Entidad Titular del Colegio ha mostrado gran interés por anticiparse a las nuevas realidades educativas, buscando siempre la formación necesaria, capacitándose para adquirir nuevas destrezas y contar no sólo con la formación y titulaciones necesarias sino con el más alto nivel de conocimiento sobre la aplicación de las nuevas metodologías y su verdadero beneficio para la educación.

Este es el espíritu del Colegio que se ha convertido en una Comunidad de Aprendizaje en la que todos aprendemos a aprender.

El profesorado participa activamente de este espíritu, reciclándose constantemente con la ilusión de poder servir mejor a la tarea educativa.

Y en esa línea, surge también la Escuela de Padres, un encuentro quincenal en el que las familias reciben orientación respecto a la educación de los hijos y comparten experiencias e inquietudes con otros padres y educadores.

FOMENTO DE LAS VIRTUDES HUMANAS Y CÍVICAS
En el Estilo del Proyecto Educativo de Corazón de María está recogida la atención a todas las capacidades de la persona, su formación humana y su proyección en la sociedad, con la certeza de que el éxito y la felicidad se alcanzan a través de Aprender a Ser y no de aprender a tener.

En la socialización, se pretende conseguir el pleno desarrollo del alumno con la formación en el respeto a los derechos y libertades fundamentales, preparándolo para su integración en la sociedad pluralista actual y animándolo a colaborar activamente en la construcción de un mundo más humano que facilite a todos la propia realización.

Para ello se promueven la capacidad de diálogo y el respeto que posibilita descubrir la riqueza del otro, fomentando la igualdad y la justicia, con un sentido responsable del valor de la preparación humana, intelectual y moral como servicio a la sociedad.

En lo personal, desde edades tempranas se promueve la formación de personas recias, coherentes con sus principios, responsables, de interioridad creativa y con autonomía para superar los nuevos retos, tanto de forma individual como colaborativa.

Se trabajan valores como la alegría y el espíritu positivo, la responsabilidad, el esfuerzo, la tenacidad y la constancia. Se promueve además la sensibilidad estética, la gestión del propio tiempo y la búsqueda de la excelencia en el aprendizaje y en la vida.

Se anima a la curiosidad, la capacidad de interiorización y reflexión así como todas aquellas cualidades que sirvan para forjar personas emprendedoras y críticas, capacitadas para discernir, comparar y situarse ante los retos de la vida. Conscientes también de sus límites y preparadas para aceptar el error y el fracaso, aprendiendo de ello para levantarse y avanzar.

Personas innovadoras, competentes, solidarias y dispuestas a asumir riesgos por el bien común.

En definitiva, el Proyecto Educativo de Corazón de María está encaminado a forjar Personas libres, coherentes con sus principios y comprometidas consigo mismas, con quienes les rodean y con la sociedad, para llegar a la plena realización y alcanzar la felicidad aprendiendo a liderar su propia vida.

EDUCACIÓN EN LA FE
El Proyecto Educativo de Corazón de María, enmarcado en el Carácter Propio del Centro, contempla la enseñanza religiosa escolar como parte de la educación en la Fe y en su oferta, favoreciendo el diálogo entre Fe y Cultura y fomentando un ambiente de testimonio y vivencia cristiana. Esa educación en la Fe se concreta en actividades que incluyen la oración y que, respetando la libertad de las conciencias, están encaminadas a promover una sana espiritualidad, abierta a la trascendencia y al descubrimiento de Jesucristo y su Mensaje para la plena realización de la persona. Tomando como modelo a la Virgen María, tan sencilla y humilde de corazón.