El tenis de mesa, conocido popularmente como ping- pong, surgió en Inglaterra en el siglo XIX y fue declarado deporte olímpico en 1988.

Puede jugarse entre dos personas o dos parejas y se ha revelado como uno de los deportes más completos para mejorar el desarrollo motor de los niños y la combinación de movimientos complejos y finos. Su práctica permite incrementar la capacidad y los tiempos de reacción, mejorando la coordinación ojo-mano y activando la concentración y la memoria.

Es además, como el resto de los deportes del Club Deportivo Corazón de María, un excelente vehículo para motivar al esfuerzo personal, el trabajo en equipo, la sana competición, la deportividad y el respeto al adversario, tanto en los éxitos como en las derrotas.